Neurosis de hombres célebres de Venezuela / Q∴ H∴ Lisandro Alvarado.

Q∴ H∴ Lisandro Alvarado. Médico, naturalista, historiador, etnólogo y lingüista venezolano. El Tocuyo, Venezuela, 19 de septiembre de 1858 – Valencia, Venezuela, 10 de abril de 1929

Publicado originalmente el 1° de noviembre de 1893 en la célebre revista El Cojo Ilustrado de Caracas y recogido luego en sus Obras completas, este texto de Lisandro Alvarado es uno de los trabajos pioneros sobre el comportamiento de algunas de nuestras figuras públicas, línea de análisis que tendrá continuadores en polémicos títulos de Rufino Blanco Fombona, Francisco Herrera Luque, José Manuel Briceño Guerrero, entre otros.

Al doctor José Gil Fortoul

Las observaciones siguientes han sido hechas bajo un aspecto puramente médico. Creo útil adelantar esta advertencia porque fácilmente podría tomarse como malintencionado lo que en realidad no es más que una circunstancia notable que contribuye, aunque no sea más que en pequeñísima escala, a comprobar la hipótesis de Moreau y de Lombroso. Sería esta una redundancia, para el hombre de ciencia por lo menos, si no fuera nueva la teoría en nuestro país y si no fueran la enajenación mental y el alcoholismo los estados que más sobrellevan una censura social invariable; y como esta última circunstancia pone trabas al esclarecimiento de copia de hechos referentes a los hombres de genio de Venezuela, porque no es fácil obtener ciertos datos, por decirlo así críticos, que revelarían a las claras casos patológicos o servirían de fuertes indicios para establecerlos, este ensayo tiene tal vez su razón de ser.

Hoy, el concepto que se tiene del alcoholista disminuye su responsabilidad moral en gran número de ocasiones; es un enfermo que obedece de un modo irresistible a una conformación peculiar del individuo, resultado de los factores diversos que se han combinado para su creación y procreación; el alcoholismo es quizá una tendencia fatal de la época, un pensamiento colectivo de la humanidad; y en todo caso es de nuestro deber el examen del fenómeno por el lado científico y en atención a que de una o de otra manera existe en todos los pueblos de la tierra. En cuanto a la locura, no debemos olvidar las observaciones de Mandley respecto a las causas que mantienen vivo el horror a la enfermedad y el interés en disimularla de parte de las familias que tienen la mala suerte de abrigar enfermos en su seno. Nadie piensa ahora con seriedad en que un loco o un epiléptico están poseídos de espíritus malos a la luz de la moderna ciencia; mas lo que no se aparta nunca de la memoria es el hecho de que tal fue la teoría del cristianismo, y que las penas eran severísimas para el malaventurado enfermo, y que la responsabilidad se transmitía a lejanas generaciones. Esto sentado, vamos a nuestro objeto.

I

Este estudio lo comenzaremos con el distinguido ingeniero don Juan Manuel Cagigal, en quien hubo un desarrollo tan característico de la meningoperiencefalitis difusa, que basta un poco de atención para reconocerla. Es muy cierto en la biografía publicada por uno de sus discípulos, el señor Olegario Meneses, hay un manto de discreción que sienta muy bien al género literario en boga en Venezuela;[1] pero una reciente publicación del señor Arístides Rojas[2] pone fuera de toda duda el carácter de la lesión, que es, por lo demás, una de las más comunes en nuestro siglo. Cagigal nació en Barcelona en 1802. Es muy probable que hayan existido antecedentes hereditarios en los varios miembros de su familia, establecida en el oriente de la República; lo que sí se sabe es que habiendo completado en París su educación, volvió al país por los años de 1830 para fundar la Academia de Militar de Matemáticas. Según Meneses, la movilidad de sus ideas era notable, pasando como pasaba de un tópico a otro en pocos momentos: “Hacía venir a la escena en sus ricos trajes y propios coloridos, lo mismo a Euclides que a Descartes; lo mismo a Homero que a Camoens; lo mismo a Fidias que a Miguel Ángel y Cánova; a Rafael y Murillo; a Herrera, Calderón y a Cervantes, como al chistoso Bretón y al satírico Larra de nuestros días”. A los ocho años, es decir, a los treinta y siete de su edad, se efectuó en él un gran cambio.

Torna a París, como secretario del señor Fortique, ministro de Venezuela en Londres, y allí, para dar un almuerzo a sus antiguos condiscípulos, manda fabricar y marcar con su nombre vajilla de plata y oro; discurre alegremente por los museos y bibliotecas, asiste a los cursos públicos de la gran ciudad, frecuenta sus amistades y, por último, se prenda perdidamente de una artista del teatro francés, la señorita Duplessis –locura efectiva–. De esta pasión repentina quedan pocos recuerdos, sin duda por la rapidez con que pasó este estadio de la enfermedad; pero se sabe que terminó con poca suerte para él y que enseguida apareció una manifestación que pasaba por natural consecuencia de semejante contrariedad: el delirio de las persecuciones. “En Cagigal –dice Rojas– la desgracia comenzaba por la monomanía tranquila, tímida. Creía que iban a perseguirle, que querían asesinarle, y estas ideas, tomando creces en un cerebro que tanto había trabajado en el estudio y en la enseñanza, fueron lentamente aislando del mundo científico y social inteligencia tan luminosa”.

Vuelto a Caracas en 1844, continuó, no obstante, trabajando con actividad, pero sin determinación marcada de su espíritu y “salvando los casos en los cuales la monomanía se exacerbaba”; escribía tratados científicos, herborizaba, pintaba acuarelas. He visto un autógrafo suyo de esa época en el cual no me ha parecido notar signo alguno particular. Acompañado de su hermano J. M. Ruiz, Cagigal abandonó a Caracas en 1845, y buscó una morada a orillas del Yaguaraparo, en el Golfo Triste; allí fue la enfermedad progresando paulatinamente y, sumida la víctima en un triste estado de mutismo, sucumbió por fin en febrero de 1856.

II

En el próximo orden tenemos que considerar al distinguido orador Ildefonso Riera Aguinagalde, natural de la antigua provincia de Barquisimeto. Pertenecía a una larga familia que tiene la mayor parte de sus representantes en la ciudad de Carora, donde nació el 1° de febrero de 1834. Era médico, pero se distinguió más como político y escritor. De estatura mediana y cabeza voluminosa, fue atacado de una afección cerebral –reblandecimiento, según parece–. La enfermedad tuvo un curso bastante largo, manifestándose desde temprano la locura de las ideas. Su fallecimiento tuvo lugar en París el 24 de marzo de 1882.

Poco antes de esto decía de él el señor Tejera: “En varios artículos de Riera advertimos que el escritor flaquea cuando le abandona su ardiente inspiración; y entonces es frío, desaliñado y desigual, como que escribe forzado y de mala gana; entonces, para hacerse sublime se hincha y produce conceptos campanudos, imitaciones pálidas y reminiscencias oscuras. Mas si de improviso le asiste el numen avanza como la nube de tormenta con relámpagos y truenos, y vuelve a ser el poeta orador lleno de pensamientos sublimes y exuberante fantasía.[3]

El 7 de agosto de 1878 escribía en una de sus cartas –comienzo de la enfermedad–: “Toda impresión moral extraordinaria produce en mí el mismo efecto de la ráfaga tempestuosa sobre la antorcha encendida: o la luz vacila en agitación constante, o cediendo al impetuoso soplo, acaba por extinguirse. Si lo primero, perdida la claridad serena en que se mueve el pensamiento, atropéllanse las ideas en creciente confusión; y si lo segundo, a semejanza del nauta cuya brújula fuese rota, esta nave del alma, desmantelada, arroja su ancla para quedar inmóvil sobre el mar muerto del dolor en que desfallece. Similis factus sum cum pellicano solitudines; factus sum sicut nycticora in domicilio; me he vuelto semejante al pelícano que habita en la soledad; parézcome al triste búho en su albergue. Pero el sufrimiento se mitiga, la reflexión nos conforta y en toda su altivez la dignidad humana, tornamos a la calma de la conciencia satisfecha. Fue todo ello una nube interpuesta ante el sol de nuestro camino; y es de ley que las sombras huyan y la luz permanezca”. El estudio de la Biblia parecía influir poderosamente en sus ideas y en su estilo oriental.

III

El general León de Febres Cordero sentó plaza en 1812, a la edad de quince años, y dejó el servicio en 1863. A los sesenta y nueve años fue atacado de una congestión cerebral, que dos meses más tarde trajo una recidiva, estableciéndose entonces el reblandecimiento del cerebro, que le causó la muerte a los setenta y cinco de su edad. Descendía de una antigua familia de Coro, y se distinguió por su actividad y su talento de organización y de orden. El señor C. Acosta lo definía así: “Es lo que se llama un hombre de profesión: conoce su arte, conoce el derecho público, la ciencia de administración y los libros han sido su vagar como se refiere de otros generales de nombre. Es, por lo dicho, hombre de pensamiento, y el orden, que es cualidad de organización y que él posee, hace que su pensar se vuelva en obra; por eso es tan movible y al mismo tiempo tan minucioso. Sus maneras son insinuantes, sus conocimientos varios, su patriotismo probado; y tiene una cosa que vale mucho: gran conocimiento del mundo y de los hombres, amor al orden y entusiasmo por las instituciones civiles”.

IV

Corriendo la tercera década del siglo [XIX] nació en Caracas el licenciado Cecilio Acosta. Hiciéronse los siguientes diagnósticos de su última enfermedad que le arrebató el 8 de julio de 1881: ataxia locomotriz, atrofia muscular progresiva, esclerosis de los cordones laterales, reblandecimiento cerebral. Síntomas de enajenación no los tuvo, pero sí le era habitual por momentos una ligera tartamudez, y en los días de su enfermedad un movimiento giratorio a la derecha: “Era de estatura regular, delgado y derecho, de rostro ancho y facciones abultadas, color trigueño encendido, ojos pequeños y vivaces, labios gruesos, pelo liso y negro; nunca usó barba. Vestía siempre de negro, como si tuviese que entrar en cualquier momento a la Academia, y andaba por la calle como abismado en profunda meditación, de manera que solía pasar distraído sin saludar a sus más íntimos amigos. No manifestaba en su conversación, algo monótona, las dotes que le adornaban en la tribuna; repetía una frase hasta la saciedad y giraba alrededor de un pensamiento con aquellas idas y venidas, vueltas y revueltas de la famosa ardilla de Iriarte; en ocasiones, sin embargo, brillaba con una idea radiosa que iluminaba su conversación como un relámpago. Su carácter era casi incalificable; constante en algunas cosas, inconstante en otras; de un corazón sensible e incapaz de odio; su único y grande amor fue el de su buena y virtuosas madre…

“Por otra parte, el doctor Acosta parecía débil de carácter, o ya por bondad o por timidez; pero ello es que esta circunstancia le dañó sobradamente y le hizo poco a propósito para figurar, como sus dotes lo presumían, en cualquier ramo de la vida pública, y no era porque se quebrasen sus convicciones, sino porque cejaba ante la dificultad o rehusaba la contienda. Espíritu dúctil y en extremo cándido, pasaba en un instante de la certeza a la duda, de la afirmación a la negación, según las impresiones extrañas que recibía”.[4] Acosta fue célibe siempre. Aunque miope, como Bello, no usó nunca anteojos, y de aquí el que se notara en ambos el hecho de pasar de largo por las calles sin saludar a las personas que les eran conocidas…

V

Un escritor inglés que militó con Páez en los llanos de Venezuela escribe: “El general Páez padece de ataques epilépticos cuando se excita su sistema nervioso, y entonces sus soldados le sujetan durante el combate o inmediatamente después de él”.[5]

La[s] causa[s] de estos accesos de gota coral deben ser atribuidos a circunstancias hereditarias, porque el género de vida que llevó Páez desde niño fue de lo más a propósito para aguerrir y fortalecer su constitución. Se corrobora esto con la obsesión que le acompañaba de creer que al tragar la carne de pescado se convertía, una vez en el estómago en carne de serpiente, y por la impresión de terror y espanto que la vista de un ofidio le causaba, hasta producirle, aun a la edad de ochenta años, un acceso de epilepsia inmediatamente. No es de extrañar que en estas condiciones, tanto las causas determinantes del mal como las obsesiones variasen hasta imitar bastante bien un estado histeroepilético. En el combate de Chire (1815) provoca las convulsiones una serpiente, y después de ellas y del hecho de armas, vaga todo el día en el campo con síntomas manifiestos de locura epiléptica. En una de las exhibiciones de Barnum, en Nueva York, excita las convulsiones una boa, y “sin perder el uso de la razón”, manifiesta en medio de ellas que muchas serpientes le estrangulaban y bajaban enroscándose en los pulmones, corazón, vientre y piernas, pidiendo a gritos que le libraran de los horribles animales. En el curso del acceso reconoce al doctor Beales, que le asistía. Otra vez, en 1868, fue la fractura de una pierna el motivo del ataque. Por lo demás, parece que en ocasiones se limitaba éste a la aura, mientras que en otras era completo, hasta aparecer la espuma en la boca; pero antes o después del mismo, acaecía de ordinario que despertase dando voces de mando, o con el grito de guerra: “¡Mi lanza! ¡Mi caballo!”

Escribe él en sus Memorias: “Al principio de todo combate, cuando sonaban los primeros tiros, apoderábase de mí una intensa excitación nerviosa, que me impelía a lanzarme contra el enemigo para recibir los primeros golpes; lo que habría hecho siempre si mis compañeros, con grandes esfuerzos, no me hubieran retenido”.[6]

No terminaremos sin manifestar la opinión del doctor Rojas en este punto: “Refieren las crónicas de familia –dice él– que Páez, en sus tiernos años, fue mordido primero por un perro hidrófobo y meses más tarde por una serpiente venenosa, sin que nadie hubiera podido sospechar que en un mozo acostumbrado al ejercicio corporal hubieran quedado manifestaciones ocultas, consecuencia de las heridas que recibiera, y que los años corrieran sin que ningún síntoma se presentara en la constitución sana y robusta del joven llanero, hasta que fue presa de cruel idiosincrasia –se refiere a la ofidiofobia–, que le acompañó hasta el fin de su vida”. Crónica y opinión las creo muy dudosas.

VI

Pocos detalles característicos he podido obtener del célebre ministro de Estado don Simón Planas. Nació en Barquisimeto en 1818 y murió en Caracas el 16 de junio de 1864, en momentos en que estaba empeñado en una lucha ministerial. Su educación no pasó de las materias de enseñanza primaria, que se procuró en su ciudad natal, y casi toda su juventud la gastó ocupado en empresas comerciales; sin embargo de esto, llegó a crearse un poder casi absoluto durante la administración del presidente J. G. Monagas, el que abolió la esclavitud en Venezuela. Según las referencias hechas por los doctores Medina y Frías, que le asistieron en su última enfermedad, fue ésta una apoplejía meníngea, con abundante extravasado, que se desarrolló en pocas horas después de una acalorada discusión del ministro con sus colegas.

VII

Un parecido conjunto de fenómenos cerebrales encontramos en el difunto arzobispo de Venezuela, doctor José A. Ponte, que murió en Caracas a los cincuenta y un años de edad. Diagnósticos: trombo cerebral (Ríos, Frías): hemorragia cerebral. Los médicos citados atribuyeron la afección a causas cardíacas; pero la verdad es que el cerebro no fue examinado y que se averiguaron antecedentes hereditarios —su madre murió de un ataque análogo a la misma edad que él.

VIII

Es sensible que no se hayan hecho practicar las mensuras convenientes en el esqueleto del general Bolívar, y por estas razones no hacemos sino indicarlo como un cerebro al parecer desequilibrado. Los historiadores nos le representan en su niñez de un carácter inquieto, voluntarioso, inconstante, audaz. La respetabilidad de un tutor como el que tuvo, el licenciado Sanz, no pudo nada con él, ni parece que aprendió mucho con su preceptor, el padre Andújar. Puede decirse que Bolívar se amañaba mejor con la locomotividad, la actividad del espíritu, hasta rayar en la locura de su último maestro don Simón Rodríguez; y, en efecto, fue éste quien más tiempo le acompañó y dirigió. Hasta la época de la revolución de la Independencia, la opinión de Sanz fue que Bolívar era incapaz de grandes ideas; y Gual, otro testimonio de valía, juzgó que hasta 1812 aquél no había revelado las grandes manifestaciones con que apareció más tarde. Los epítetos con que le calificó en todo tiempo don J. D. Díaz darán una idea de esta general creencia. Llamábale “el inhumano, el sedicioso, el tirano, el bárbaro, el insolente, el cobarde, el sacrílego, el insensato, el miserable, el déspota, el pérfido, el inepto, el presumido, el incapaz, el feroz, el ambicioso, el perjuro, el imprudente, el traidor, el aturdido, el malvado, el monstruo, el ignorante, el usurpador, el impío”; y dice últimamente: “Ese hombre de quien nos hemos referido en ocasiones que era un corazón sin virtudes y el alma más feroz que se hubiera conocido”. De igual modo le trató el general Morillo antes del armisticio.

Por otra parte, las anécdotas referentes a Casacoima[7] y al banquete dado a Irwing en Angostura, en que manifestó impulsos dignos de notarse, se dan la mano con las cartas publicadas en el Diario de Debates, de 1826.[8] Es, además, un hecho notable que el Libertador no tuvo sucesión, siendo él mismo descendiente de una antigua y numerosa familia y muriendo tuberculoso a los cuarenta y siete años de edad.

Cerremos este ligero esbozo con parte del retrato físico del Libertador hecho por el doctor Roulin. “Era Bolívar hombre de talla poco menos que mediana, pero no exento de gallardía en sus mocedades: delgado y sin musculación vigorosa; de temperamento esencialmente nervioso y bastante bilioso, inquieto en todos sus movimientos, indicativos de un carácter sobrado impresionable, impaciente e imperioso. En su juventud había sido muy blanco –aquel blanco mate del venezolano de raza española–, pero al cabo le había quedado la tez bastante morena, quemada por el sol y las intemperies de quince años de campañas y de viajes; y tenía el andar más bien rápido que mesurado, pero con frecuencia cruzaba los brazos y tomaba actitudes esculturales, sobre todo en los momentos solemnes. Tenía la cabeza de regular volumen, pero admirablemente conformada, deprimida en las sienes, prominente en las partes anterior y superior, y más abultada aún en la posterior. El desarrollo de la frente era enorme, pues ella sola comprendía bastante más de un tercio del rostro, cuyo óvalo era largo, anguloso, agudo en la barba y de pómulos pronunciados. Casi siempre estuvo el Libertador totalmente afeitado, fuese por sistema o por no tener barba graciosa ni abundante. Tenía los cabellos crespos y los llevaba siempre divididos entre una mecha enroscada sobre la parte superior de la frente y guedejas sobre las sienes peinadas hacia adelante. Algunos escritores han dicho que Bolívar tenía la nariz aguileña, seguramente por no dar a este adjetivo su acepción verdadera, que es la de lo corvo, como el pico del águila. Lejos de esto el Libertador tenía el perfil enteramente vascongado y griego, principalmente por el corte del rostro, la pequeñez de la boca, la amplitud de la frente y la rectitud de la nariz, muy finamente delineada, al propio tiempo que tenía la frente muy levantada en la región de los órganos de la imaginación, era prominente en las cejas, bien arqueadas y extensas, donde se ponían de manifiesto los signos de la perspicacia y de la prontitud y agudeza de percepción. Como tenía profundas las cuencas de los ojos, éstos que eran negros, grandes y muy vivos, brillaban con un fulgor eléctrico, concentrando su fuego, cual si sus miradas surgieran de profundos focos”.

IX

Con la misma vacilación apuntaré, por último, el nombre del afamado médico doctor Guillermo Michelena, en quien, sin embargo, es posible seguir el curso de los caracteres y condiciones ideológicas por medio de una familia un tanto numerosa. El doctor Michelena tuvo ataques, a no dudar, de alucinaciones, abrazando con calor las doctrinas espiritistas en un tiempo en que estuvieron en boga en nuestro país. Viósele en otra ocasión confundirse con los cargadores de una imagen en las procesiones que se estilan en el rito hispánico, andando descalzo por la calle en semejante faena.


[1] Biografía de J. M. Cagigal, fundador de los estudios matemáticos en Venezuela.

[2] Recuerdos de Cagigal. Caracas, 1892; 16°.

[3] Perfiles venezolanos, pág. 257.

[4] Tejera, Perfiles, pág. 162.

[5] Rojas, Leyendas históricas de Venezuela, 1ª serie, pág, 92.

[6] Páez, Autobiografía.

[7] Juan Vicente González, Bolívar en Casacoima.

[8] Rojas, Leyendas, 2ª serie; 205, 249 y 263.

Silva a la agricultura de la Zona Tórrida / Q∴ H∴ Andrés Bello.

Así exalta el sabio y humanista Andrés Bello a la agricultura tropical. Y es que como abanderado de la independencia cultural venezolana , este poeta concibió alguna vez la idea de escribir un largo poema que llevaría por nombre “América”, pero que por razones desconocidas no llegó a publicar jamás.

Silva a la agricultura de la zona tórrida (1826), es parte de ese intento del autor por rescatar lo autóctono de estas tierras. Después de un saludo a la zona a la que pretendía cantar, Bello se ubica en su patria para posteriormente irradiar con su obra a todas las naciones del nuevo mundo.

Más allá de una simple descripción de los grandes frutos como la caña de azúcar , el cacao y la vid, su pluma se detiene en lo que podría considerarse el aspecto didáctico-moral. Entonces, éste alaba la vida feliz del labrador sencillo y censura a los ricos que abandonan sus heredades y se van de las ciudades.

En lo que muchos coinciden en catalogar como temas de inspiración clásica, Bello describe su amor por la paz y su odio por las guerras. A veces parece que el lado “social” de este escritor invade sus sentidos, sobre todo cuando elabora un análisis entusiasta del medio rural americano y expone sus preocupaciones.

Por esta y por otras razones hay quienes consideran esta parte de la obra de Bello todo un poema social. Como un analista señalara alguna vez, es verdad que las cuestiones sociales llenan las mejores poesías de quien es considerado como el más importante hombre de las letras que produjo Venezuela a todo lo largo del siglo XIX. Una realidad que se aprecia no sólo con su tono, sino también con su acento sobre las necesidades generales del continente americano.

ANÁLISIS DE LECTURALIA PORTAL DE LIBROS ONLINE

Silva a la agricultura de la Zona Tórrida

¡Salve, fecunda zona,
Que al sol enamorado circunscribes
El vago curso, y cuanto ser se anima
En cada vario clima,
Acariciada de su luz, concibes!
Tú tejes al verano su guirnalda
De granadas espigas; tú la uva
Das a la hirviente cuba:
No de purpúrea flor, o roja, o gualda
A tus florestas bellas
Falta matiz alguno; y bebe en ellas
Aromas mil el viento;
Y greyes van sin cuento
Paciendo tu verdura, desde el llano
Que tiene por lindero el horizonte,
Hasta el erguido monte,
De inaccesible nieve siempre cano.

Tú das la caña hermosa,
De do la miel se acendra,
Por quien desdeña el mundo los panales:
Tú en urnas de coral cuajas la almendra
Que en la espumante jícara rebosa:
Bulle carmín viviente en tus nopales,
Que afrenta fuera al múrice de Tiro;
Y de tu añil la tinta generosa
Émula es de la lumbre del zafiro;
El vino es tuyo, que la herida agave
Para los hijos vierte
Del Anáhuac feliz; y la hoja es tuya
Que cuando de suave
Humo en espiras vagorosas huya,
Solazará el fastidio al ocio inerte.
Tú vistes de jazmines
El arbusto sabeo,
Y el perfume le das que en los festines
La fiebre insana templará a Lico.
Para tus hijos la procera palma
Su vario feudo cría,
Y el ananás sazona su ambrosía:
Su blanco pan la yuca,
Sus rubias pomas la patata educa,
Y el algodón despliega al aura leve
Las rosas de oro y el vellón de nieve.
Tendida para ti la fresca parcha
En enramadas de verdor lozano,
Cuelga de sus sarmientos trepadores
Nectáreos globos y franjadas flores;
Y para ti el maíz, jefe altanero
De la espigada tribu, hinche su grano;
Y para ti el banano
Desmaya al peso de su dulce carga;
El banano, primero
De cuantos concedió bellos presentes
Providencia a las gentes
Del Ecuador feliz con mano larga.
No ya de humanas artes obligado
El premio rinde opimo:
No es a la podadera, no al arado
Deudor de su racimo;
Escasa industria bástale, cual puede
Hurtar a sus fatigas mano esclava:
Crece veloz, y cuando exhausto acaba,
Adulta prole en torno le sucede.

Mas ¡oh! si cual no cede
El tuyo, fértil zona, a suelo alguno,
Y como de natura esmero ha sido,
De tu indolente habitador lo fuera.
¡Oh! ¡Si al falaz ruido
La dicha al fin supiese verdadera
Anteponer, que del umbral le llama
Del labrador sencillo,
Lejos del necio y vano
Fausto, el mentido brillo,
El ocio pestilente ciudadano.
¿Por qué ilusión funesta
Aquellos que fortuna hizo señores
De tan dichosa tierra y pingüe y varia,
Al cuidado abandonan
Y a la fe mercenaria
Las patrias heredades,
Y en el ciego tumulto se aprisionan
De míseras ciudades,
Do la ambición proterva
Sopla la llama de civiles bandos,
O al patriotismo la desidia enerva;
Do el lujo las costumbres atosiga,
Y combaten los vicios
La incauta edad en poderosa liga?
No allí con varoniles ejercicios
Se endurece el mancebo a la fatiga;
Mas la salud estraga en el abrazo
De pérfida hermosura,
Que pone en almoneda los favores;
Mas pasatiempo estima
Prender aleve en casto seno el fuego
De ilícitos amores;
O embebecido le hallará la aurora
En mesa infame de ruinoso juego.
En tanto a la lisonja seductora
Del asiduo amador fácil oído
Da la consorte: crece
En la materna escuela
De la disipación y el galanteo
La tierna virgen, y al delito espuela
Es antes el ejemplo que el deseo.
¿Y será que se formen de este modo
Los ánimos heroicos denodados
Que fundan y sustentan los Estados?
¿De la algazara del festín beodo,
O de los coros de liviana danza,
La dura juventud saldrá, modesta,
Orgullo de la patria y esperanza?
¿Sabrá con firme pulso
De la severa ley regir el freno,
Brillar en torno aceros homicidas
En la dudosa lid verá sereno,
O animoso hará frente al genio altivo
Del engreído mando en la tribuna,
Aquel que ya en la cuna
Durmió al arrullo del cantar lascivo,
Que riza el pelo, y se unge y se atavía
Con femenil esmero,
Y en indolente ociosidad el día,
O en criminal lujuria pasa entero?
No así trató la triunfadora Roma
Las artes de la paz y de la guerra;
Antes fió las riendas del Estado
A la mano robusta
Que tostó el sol y encalleció el arado:
Y bajo el techo humoso campesino
Los hijos educó, que el conjurado
Mundo allanaron al valor latino.

¡Oh! ¡Los que afortunados poseedores
Habéis nacido de la tierra hermosa
En que reseña hacer de sus favores,
Como para ganaros y atraeros,
Quiso naturaleza bondadosa,
Romped el duro encanto
Que os tiene entre murallas prisioneros!
El vulgo de las artes laborioso,
El mercader que, necesario al lujo,
Al lujo necesita,
Los que anhelando van tras el señuelo
Del alto cargo y del honor ruidoso,
La grey de aduladores parasita,
Gustosos pueblen ese infecto caos;
El campo es vuestra herencia: en él gozaos.
¿Amáis la libertad? El campo habita:
No allá donde el magnate
Entre armados satélites se mueve,
Y de la moda, universal señora,
Va la razón al triunfal carro atada,
Y a la fortuna la insensata plebe,
Y el noble al aura popular adora.
¿O la virtud amáis? ¡Ah! ¡Que el retiro,
La solitaria calma
En que, juez de sí misma, pasa el alma
A las acciones muestra,
Es de la vida la mejor maestra!
¿Buscáis durables goces,
Felicidad, cuanta es al hombre dada
Y a su terreno asiento, en que vecina
Está la risa al llanto, y siempre ¡ah! siempre,
Donde halaga la flor, punza la espina?
Yd a gozar la suerte campesina;
La regalada paz, que ni rencores,
Al labrador, ni envidias acibaran;
La cama que mullida le preparan
El contento, el trabajo, el aire puro;
Y el sabor de los fáciles manjares,
Que dispendiosa gula no le aceda;
Y el asilo seguro
De sus patrios hogares
Que a la salud y al regocijo hospeda.
El aura respirad de la montaña,
Que vuelve al cuerpo laso
El perdido vigor, que a la enojosa
Vejez retarda el paso,
Y el rostro a la beldad tiñe de rosa.
¿Es allí menos blanda por ventura
De amor la llama, que templó el recato?
¿O menos aficiona la hermosura
Que de extranjero ornato
Y afeites impostores no se cura?
¿O el corazón escucha indiferente
El lenguaje inocente
Que los afectos sin disfraz expresa
Y a la intención ajusta la promesa?
No del espejo al importuno ensayo
La risa se compone, el paso, el gesto;
No falta allí carmín al rostro honesto
Que la modestia y la salud colora,
Ni la mirada que lanzó al soslayo
Tímido amor, la senda al alma ignora.
¿Esperáis que forme
Más venturosos lazos himeneo,
Do el interés barata,
Tirano del deseo,
Ajena mano y fe por hombre o plata,
Que do conforme gusto, edad conforme,
Y elección libre, y mutuo ardor los ata?
Allí también deberes
Hay que llenar: cerrad, cerrad las hondas
Heridas de la guerra; el fértil suelo,
Áspero ahora y bravo,
Al desacostumbrado yugo torne
Del arte humana y le tribute esclavo.
Del obstruido estanque y del molino
Recuerden ya las aguas el camino;
El intrincado bosque el hacha rompa,
Consuma el fuego; abrid en luengas calles
La obscuridad de su infructuosa pompa.
Abrigo den los valles
A la sedienta caña;
La manzana y la pera
En la fresca montaña
El cielo olviden de su madre España;
Adorne la ladera
El cafetal; ampare
A la tierra teobroma en la ribera
La sombra maternal de su bucare;
Aquí el vergel, allá la huerta ría…
¿Es ciego error de ilusa fantasía?
Ya dócil a tu voz, agricultura,
Nodriza de las gentes, la caterva
Servil armada va de corvas haces;
Mírola ya que invade la espesura
De la floresta opaca; oigo las voces;
Siento el rumor confuso, el hierro suena;
Los golpes el lejano
Eco redobla; gime el ceibo anciano,
Que a numerosa tropa
Largo tiempo fatiga:
Batido de cien hachas se estremece,
Estalla al fin, y rinde el ancha copa.
Huyó la fiera; deja el caro nido,
Deja la prole implume
El ave, y otro bosque no sabido
De los humanos, va a buscar doliente.
¿Qué miro? Alto torrente
De sonorosa llama
Corre, y sobre las áridas ruinas
De la postrada selva se derrama.
El raudo incendio a gran distancia brama,
Y el humo en negro remolino sube,
Aglomerando nube sobre nube.
Ya de lo que antes era
Verdor hermoso y fresca lozanía,
Sólo difuntos troncos,
Sólo cenizas quedan, monumento
De la dicha mortal, burla del viento.
Mas al vulgo bravío
De las tupidas plantas montaraces
Sucede ya el fructífero plantío
En muestra ufana de ordenados haces.
Ya ramo a ramo alcanza
Y a los rollizos tallos hurta el día:
Ya la primera flor desvuelve el seno,
Bello a la vista, alegre a la esperanza:
A la esperanza, que riendo enjuga
Del fatigado agricultor la frente,
Y allá a lo lejos el opimo fruto
Y la cosecha apañadora pinta,
Que lleva de los campos el tributo,
Colmado el cesto, y con la falda encinta;
Y bajo el peso de los largos bienes
Con que al colono acude,
Hace crujir los vastos almacenes.

¡Buen Dios! no en vano sude,
Mas a merced y compasión te mueva
La gente agricultora
Del Ecuador, que del desmayo triste
Con renovado aliento vuelve ahora,
Y tras tanta zozobra, ansia, tumulto,
Tantos arios de fiera
Devastación y militar insulto,
Aún más que tu clemencia antigua implora.
Su rústica piedad, pero sincera,
Halle a tus ojos gracia; no el risueño
Porvenir que las penas le aligera,
Cual de dorado sueño
Visión falaz, desvanecido llore:
Intempestiva lluvia no maltrate
El delicado embrión: el diente impío
Del insecto roedor no lo devore:
Sañudo vendaval no lo arrebate,
Ni agote el árbol el materno jugo
La calorosa sed de largo estío.
Y pues al fin te plugo,
Árbitro de la suerte soberano,
Que suelto el cuello de extranjero yugo
Irguiese al cielo el hombre americano,
Bendecida de ti se arraigue y medre
Su libertad; en el más hondo encierra
De los abismos la malvada guerra,
Y el miedo de la espada asoladora
Al suspicaz cultivador no arredre
Del arte bienhechora,
Que las familias nutre y los Estados;
La azorada inquietud deje las almas,
Deje la triste herrumbre los arados.
Asaz de nuestros padres malhadados
Expiamos la bárbara conquista.
¿Cuántas doquier la vista
No asombran erizadas soledades,
Do cultos campos fueron, do ciudades?
De muertes, proscripciones,
Suplicios, orfandades,
¿Quién contará la pavorosa suma?
Saciadas duermen ya de sangre ibera
Las sombras de Atahualpa y Moctezuma.
¡Ah! Desde el alto asiento
En que escabel te son alados coros
Que velan en pasmado acatamiento
La faz ante la lumbre de tu frente
(Si merece por dicha una mirada
Tuya la sin ventura humana gente),
El ángel nos envía,
El ángel de la paz, que al crudo ibero
Haga olvidar la antigua tiranía,
Y acatar reverente el que a los hombres
Sagrado diste, imprescriptible fuero;
Que alargar le haga al injuriado hermano
(¡Ensangrentóla asaz!) la diestra inerme;
Y si la innata mansedumbre duerme,
La despierte en el pecho americano.
El corazón lozano
Que una feliz obscuridad desdeña,
Que en el azar sangriento del combate
Alborozado late,
Y codicioso de poder o fama,
Nobles peligros ama;
Baldón estime sólo y vituperio
El prez que de la patria no reciba,
La libertad más dulce que el imperio,
Y más hermosa que el laurel la oliva.
Ciudadano el soldado,
Deponga de la guerra la librea;
El ramo de victoria
Colgado al ara de la patria sea,
Y sola adorne al mérito la gloria.
De su triunfo entonces patria mía,
Verá la paz el suspirado día;
La paz, a cuya vista el mundo llena
Alma, serenidad y regocijo,
Vuelve alentado el hombre a la faena,
Alza el ancla la nave, a las amigas
Auras encomendándose animosa,
Enjámbrase el taller, hierve el cortijo,
Y no basta la hoz a las espigas.

¡Oh jóvenes naciones, que ceñida
Alzáis sobre el atónito occidente
De tempranos laureles la cabeza!
Honrad al campo, honrad la simple vida
Del labrador y su frugal llaneza.
Así tendrán en vos perpetuamente
La libertad morada,
Y freno la ambición, y la ley templo.
Las gentes a la senda
De la inmortalidad, ardua y fragosa,
Se animarán, citando vuestro ejemplo.
Lo emulará celosa
Vuestra posteridad, y nuevos nombres
Añadiendo la fama
A los que ahora aclama,
“Hijos son éstos, hijos
(Pregonará a los hombres)
De los que vencedores superaron
De los Andes la cima;
De los que en Boyacá, los que en la arena
De Maipo y en Junín, y en la campaña
Gloriosa de Apurima,
Postrar supieron al león de España”.

Texto tomado de Poesías, de Andrés Bello, publicado en 1981 por la Casa de Bello, en Caracas, y reproducido por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

A L∴ G∴ D∴ G∴ A∴ D∴ U∴ / S∴ F∴ U∴ / LIBROS PARA DESBASTAR / “Tratado de regularización de la guerra celebrado entre los gobiernos de España y Colombia”

Editorial Hormiguero / Universidad Militar Bolivariana de Venezuela (UMBV) / Prólogo del Q∴ H∴ Heberto M. Rivas Luzardo. Coronel de la FANB.

¡Y FUE AQUEL FRATERNO ABRAZO, CON EL
QUE BOLÍVAR Y MORILLO PUSIERON FIN A LA
“GUERRA A MUERTE” PARA CAMBIAR LA HISTORIA…!

“Se puede afirmar, sin lugar a equívocos, que el origen del Derecho Internacional Humanitario (DIH) fue obra de la masonería universal, y no solamente por su precursor directo, el suizo Henry Dunant, quien abrió camino para la fundación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la creación del Convenio de Ginebra de 1864, sino porque 44 años atrás, en los albores del siglo XIX, sus precedentes más cercanos se le pueden atribuir a dos masones que se enfrentaron en campos enemigos, en las batallas por la independencia definitivade las naciones suramericanas. Ellos fueron: Simón Bolívar y Pablo Morillo.”

De esta manera precisa e impecable, nuestro Q∴ H∴ Heberto M. Rivas Luzardo abre el prólogo al libro editado por la Universidad Nacional Bolivariana de Venezuela, con motivo de los 200 años de aquella jornada épica por el continente de la lucha que representaba, histórica por sus consecuencias e inmortal por el amor fraterno que, mediador entre los guerreros, une a los hombres libres y de buenas costumbres.

Es mi deseo, y el de nuestra Junta Directiva que este gentil presente que nuestro Q∴ H∴ Heberto pone en nuestras manos sea de honra y provecho para ustedes mis Queridos Hermanos.

ATTE. SU Q∴ H∴ JOSÉ SARDELLI M∴ R∴ G∴ M∴ EN NOMBRE DE SU JUNTA DIRECTIVA.

A L∴G∴D∴G∴A∴D∴U∴ / Aniversario: R∴ L∴ “Dalla Costa” Nro 75 al Or∴ de El Callao – Estado Bolívar.

Sede Logia Dalla Costa #75

RESEÑA HISTÓRICA

En el callao, pueblo donde convergieron hombres y mujeres de diferentes nacionalidades atraídos por la búsqueda del oro, los cuales generaron una mezcolanza de razas, culturas y costumbres se juntaron masones de diferentes grados e iniciados en distintas naciones (Francia, Inglaterra, Canadá e Islas del Caribe).

Algunos QQ∴ HH∴ asistían a la R∴ l∴ “Unión” Nro 49 al Or∴ de Guasipati, la cual tenía más de treinta años de fundada.

El fervor masónico inherente a aquellos valiosos hermanos los motivó a fundar una logia en su residencia habitual, por lo que constituyen la R∴ L∴ “Dalla Costa” Nº75. Hoy afiliada a la M∴ R∴ G∴ L∴ R∴ V∴

ACTA CONSTITUTIVA

El 31 de octubre de 1925 se reunieron los QQ∴ HH∴ Ramón Yánez Gonzales, Antonio Natera Núñez, Mario Morati, Juan B. Márquez, José María Vivenes, Alberto Cumnighans, Juan Yánez González, Pedro Scribani, Juan Siquanini, Alfredo B. Lewis, Torcuato Dormar, León E. Ramos, Walter Henry, J. Vivenes Hijo, B. Riobueno, Juan F. Sandoval, F:.H:. Osorio, Jhon Hookes, y Cristóbal La Rosa, masones en plenitud de sus derechos.

El objeto de la reunión fue establecer en esta población, una nueva logia bajo la jurisdicción de la Gran Logia de los Estados Unidos de Venezuela. Como medida previa se procedió a nombrar un presidente y un secretario provisorio que dirigieran la reunión, resultando electos para el primer cargo el Q∴ H∴ Ramón Yánez González y para el segundo cargo el Q∴ H∴ Antonio Natera Núñez. Aceptados sus cargos, el presidente continúo los trabajos y se acordó que la logia llevase por nombre “Dalla Costa”.

Se procedió a la elección de los funcionarios de la logia, en votación secreta, obteniéndose el siguiente resultado; V∴ M∴ Ramón Yánez González, P∴ V∴ Mario Morati, S∴ V∴ Juan B. Márquez, Or∴ F∴ Antonio Natera Núñez, S∴ G∴ S∴ T∴ José María Vivenes, T∴ Cristóbal La Rosa, H∴ Alberto Cumnighans, 1er y 2do EExp∴ Juan Yánez González y Pedro Scribani, respectivamente; 1er y 2do MM∴ CC∴, los QQ∴ HH∴ Alfredo B. Lewis y Juan Siquanini; 1er y 2do DD∴ Torcuato Dormar y León E. Ramos. Y G∴ T∴ I∴ Walter Henry, los cuales aceptaron sus cargos.

Se acordó pedir carta constitutiva a la Gran Logia, así mismo los días de sesiones eran los sábados de cada semana.

Debido la dificultad de movilización y transporte en el país existente para la época, vía telegráfica reciben de la Gran Logia la autorización para funcionar; posteriormente les llega por escrito la carta constitutiva y la formalidad legal el 20 de diciembre de 1925.

En el transcurso de estos años la R∴ L∴ “Dalla Costa” Nº75 ha tenido valiosos VV∴ MM∴, siendo el Q∴ H∴ Kenton Emmanuel St. Bernard C. El que en más oportunidades ha ocupado la veneratura con 10 períodos.

Debemos destacar que los masones de entonces no solo se limitaban a realizar labor masónica, sino que se proyectaban a la sociedad, pues constituyeron en la década de los 40´ una escuela de inglés, que funcionaba en las instalaciones de la logia, la cual era dirigida por el Q∴ H∴ Míster Adams.

En la década de los 50´ cuando el país atravesaba un proceso de régimen dictatorial, varios QQ∴ HH∴ eran perseguidos, siendo un caso emblemático el vivido por el Q∴ H∴ José de Jesús López, quien era un luchador de los derechos de los trabajadores (sindicalista) y ponía de manifiesto el compromiso de todo masón de luchar contra el tirano y la tiranía. Era buscado por toda la región por la seguridad nacional, sus hermanos lo protegieron hasta que pudo resguardarse en un lugar seguro.

En el año 1956 se convoca un congreso nacional, donde se propone cambiar la constitución masónica, lo cual dio origen al sisma masónico; la R∴ L∴ “Dalla Costa” Nro 75 se mantuvo neutral hasta tanto no se definiera la situación; este congreso se realizó en la ciudad de Valencia, Estado Carabobo, al cual asistió el Q∴ H∴ Pedro Martini como diputado en representación de la R∴ L∴ “Dalla Costa” Nº75.

El Obelisco - Callao | Mapio.net

En la década de los 60´,
durante la veneratura del Q∴ H∴ Luis Emilio Yépez,
la masonería callaoense construyó
la antigua plaza del obelisco,
la cual representaba un símbolo masónico.

En este Resp Tall se inició el Q H Yanes Caicedo, quien posteriormente se afilió a una logia de la capital del estado y fue un destacado masón quien marcó pauta en el progreso masónico y enarboló las banderas de las luchas que debe librar cada masón; aun sin estar presente en los trabajos de R L “Dalla Costa” Nº75, siempre dio muestras de afecto y amor hacia su madre logia.

En la década de los 90´ se inicia la demolición de la antigua estructura para dar inicio a la construcción de las instalaciones que hoy se aprecian, en muchas oportunidades se cambió el horario normal de las tenidas para botar escombros, trasladar materiales, batir cemento y todo lo relacionado a la construcción; en ese período volvimos a nuestros orígenes los cuales se fundamentan en la masonería operativa.

La infraestructura con que hoy cuenta este taller fue costeada en su mayoría por el aporte monetario que los QQ HH hicieron de su propio peculio.

Después de culminada la reconstrucción del templo, el 23 de julio del año 2000, siendo V M el Q H Rafael Díaz Valerio, y el G M el Q H Víctor Higuera Castellanos, se realizó la consagración de la cámara con la asistencia de numerosos QQ HH en representación de diferentes logias de nuestra jurisdicción.

A L∴G∴D∴G∴A∴D∴U∴ / Aniversario: R∴ L∴ “Corazones Unidos” Nro 183 al Or∴ de Pampatar – Estado Nueva Esparta.

La ciudad de Pampatar es la capital del municipio Maneiro, en la isla de Margarita, estado Nueva Esparta. Su antiguo nombre era Pampatare o Mampatar. Pampatar es voz indígena que significa «casa de sal».

Entre los principales sitios históricos de la ciudad se encuentran:

a) El Castillo San Carlos de Borromeo.
b) Iglesia parroquial del Santísimo Cristo del Buen Viaje.
c) La Casa Amarilla.
d) El Fortín La Caranta, entre otros.

Para la masonería venezolana y en especial del estado nueva Esparta, juega un papel muy importante La Casa Amarilla anteriormente mencionada, puesto que, en ella funcionaron dos logias:

La primera fue la Logia San Juan de La Margarita que levantó columnas en el año 1808 bajo la jurisdicción de La Gran Logia de España. Suspendió sus trabajos en 1815, cuando Margarita fue invadida por el general Pablo Morillo.

Se reorganizó en 1822 y funcionó hasta 1825, surgiendo nuevamente en 1830, obtuvo Carta Constitutiva en 1838, hasta que suspendió sus trabajos definitivamente en 1840. Tuvo su asiento en la Casa Amarilla de Pampatar y en ella se dice, que después del fusilamiento del General Manuel Piar, el General Mariño “se refugió en dicho templo por temor a correr la misma suerte de aquel Prócer Independentista”.

Por otra parte, Siendo El Libertador miembro de la Masonería, el 8 de noviembre de 1828, firma un decreto prohibiendo toda asociación o confraternidad secreta, mediante el cual se clausuran las Logias masónicas existentes en la República de Colombia, a la cual estaba adscrita Venezuela, entre ellas la “Logia San Juan de la Margarita”. Hecho este estratégico con la finalidad de prohibir las reuniones que secretamente, mantenían un grupo de realistas disfrazados de criollos para conspirar contra la gesta emancipadora.

Cabe mencionar que, en la actualidad existe una logia conformada por miembros de las logias de la región insular y lleva por nombre “Primogénita San Juan de las Margaritas N° 268” al Or∴ de Pampatar.

Asimismo, La segunda logia en erigir sus pilares al Oriente de Pampatar y también trabajar en La Casa Amarilla, fue la Logia “Corazones Unidos” que, según el cronista Jesús Manuel Subero en su libro “La Masonería en Margarita” nos hace referencia que la logia se reestructuró en el año 1854 aproximadamente.

Esto debido a que pudo constatar entre papeles de muy buena fuente, la existencia de un acta publicada para la fecha, donde figuran las dignidades que conformaron el cuadro Logial y los actos que se llevaron a cabo en esa tenida. De igual manera, se menciona la existencia de un diploma que se le otorgara al Q∴ H∴ Pedro Villalba el 11 de noviembre de 1857, envistiéndolo con el sublime grado de Maestro Masón, también se pudo observar, que el nombre de la logia era “Corazones Unidos” Número 47”.

A su vez, Jipson Briceño Domínguez en su libro “Los templos masónicos de Venezuela en el siglo XIX”, nos expresa que la logia tiene fecha de fundada en el año 1851 aproximadamente. Con lo que se toma como valido el diploma mencionado en líneas anteriores. Cabe resaltar, que debido a lo discreta que era la masonería para ese momento, no se tiene fecha exacta de cuando la Logia Corazones Unidos N° 47 batió columnas.

123 años después un grupo de QQ∴ HH∴ MM∴ MM∴ interesados en hacer nuevos progresos en la masonería neoespartana, deciden fundar una logia al Oriente de Pampatar, esto debido a la gran importancia que tiene esta ciudad para la institución, y teniendo datos de la existencia esta logia, decidieron escoger este como su nombre.

Bajo la autoridad del M∴ R∴ G∴ M∴ para la época: Q∴ H∴ Edito Acevedo 1972-1978. Les otorga Carta Patente para trabajar al Or∴ de Pampatar, pero esta vez bajo el Nombre de: R∴ L∴ “Corazones Unidos” N° 183

Entre los QQ∴ HH∴ miembros refundadores de la actual R∴ L∴ Corazones Unidos N° 183 están: V∴ M∴ Juan Guglielmi Guglielmi, 1er Vig∴ Alessandro Soave Mistrorigo, 2do Vig∴ Juan Gustave Hubert; estos fueron los primeros hermanos que conformaron las autoridades de la Logia.

También acompañaron a este equipo los QQ∴ HH∴: José Gómez y Gómez, Ramón Gómez Batlo, Vincenzo Coppolechia, Edmundo Felipe Pérez y el C∴ M∴ Urbano Albani Carnevalli y no podía dejar pasar a nuestro Q∴ H∴ Albino Moino Mazzarato, último vivo de esta generación.

Cabe destacar, que desde 1976 y parte de 1977 se trabajó como triángulo masónico, se cumplieron las normas establecidas en nuestros EE∴ GG∴ emanados por la M∴ R∴ G∴ L∴ R∴ V∴ logrando levantar columnas como logia el 29 de octubre de 1977. Nuestra madre logia, desde la fecha de su refundación hasta la actualidad tuvo cuatro lugares de reunión a saber:

1) Sitio de instalación: sótano ala norte del hotel puerto Esmeralda, caserío playa Moreno Pampatar, 1977-1985 (e∴v∴) trabajó los días martes, esto según el texto “Guía Histórica de la Masonería Venezolana”. (Llovía y se inundaba el sótano e igual se abrían los trabajos del modo acostumbrado.)

2) R∴ L∴ Sol de Nueva Esparta Nro 84 (parte de 1985)

3) Oficina del Q∴ H∴ Félix Rojas Acosta (parte de 1986)

4) Nuestra Actual sede: Desde 1986 hasta el presente, en la urbanización Jorge Coll, 3era Etapa entre calles 23 y 24 Pampatar Edo Nueva Esparta.

Es importante señalar, que aún se siguen las labores de construcción de nuestra madre logia, esto como un vivo ejemplo del trabajo que nuestros antecesores debían realizar al edificar aquellos grandes monumentos (catedrales) y que aún hoy 300 más tarde podemos contemplar.

Hoy jueves 29 de octubre de 2020 celebramos el 43 aniversario de nuestra refundación, continuando con los ideales de aquellos QQ∴ HH∴ de 1977, con nuestros Corazones Unidos haciendo nuevos progresos en la masonería, trabajando en la construcción de nuestro templo moral y formando hombres libres y de buenas costumbres útiles a la sociedad.

Nos despedimos con los Ssig∴ Ppal∴ y Tctos∴ que nos son conocidos.

Fraternalmente,

V∴ M∴ Yonnis Tovar

José E. Mendoza S.
S∴ G∴ S∴ y T∴

Pedro Miguel Delgado O∴ F∴

Emblema de la R∴ L∴ Corazones Unidos Nro 183 al Or∴ de Pampatar – Nueva Esparta.

A L∴G∴D∴G∴A∴D∴U∴ / EFEMÉRIDES: Natalicio de Don Simón Rodríguez

Como parte de un trabajo pedagógico realizado por la Coral Magisterial Betsaida Mora, de la Zona Educativa Nro 14, del Estado Mérida. @coralmagisterialze, En Venezuela. Hoy tenemos la dicha de compartir con todos ustedes mis QQ∴ HH∴ este bonito homenaje al Q∴ H∴ Simón Rodríguez, Maestro del Libertador.

Con el hermoso detalle de que este trabajo participa la familia de nuestro Q∴ H∴ Armando Nones: nuestra Q∴ C∴ Reysi Guerrero, junto a nuestros QQ∴ SS∴ Matilda Nones Guerrero y Marcelo Nones Guerrero.

Hacemos nuestras las palabras de nuestro Q∴ H∴ Aquiles Lugo, publicadas hoy 28 de Octubre en el periódico Ciudad Guárico, por lo menos un fragmento de ellas para decir:

Simón Rodríguez es un hombre trascendental en nuestra historia, no solo por lo avanzado, lo futurista de sus ideas, como por la ascendencia que tenía en el joven Simón Bolívar, me atrevería a afirmar que sin Simón Rodríguez difícilmente Bolívar se hubiese convertido en Libertador. ¡Viva Simón Rodríguez maestros de maestros!, y con el todos los educadores que en nuestras escuelas, liceos y universidades dan lo mejor de si por una auténtica formación para la vida. ¡Viva el Robinson de América!

Así andan por los caminos de la vida nuestros QQ∴ HH∴ en toda Venezuela y el mundo: formando familias, expresando con respeto sus ideas para construir sociedad, elaborando soluciones, esforzandose por sacar en la ciencia y la virtud sus vidas adelante.

Como laboriosos maestros y obreros de la Gran Obra Universal. Cerremos esta reflexión con palabras de Samuel Robinson:

“Adquirir virtudes sociales significa moderar con el amor propio, en una conjugación inseparable de Sentir y Pensar, sobre el suelo moral de la máxima“ Piensa en todos para que todos para que todos piensen en ti” que persiguen simultáneamente el beneficio de toda la sociedad y de cada individuo.”

Atte. Su Q∴ H∴ José Gregorio Sardelli Bravo M∴ R∴ G∴ M∴ En nombre de la Junta Directiva.
.
.
.
.
.#venezuela #1paratodosvzla #granlogiadevenezuela #mrgldv #masonesenfamilia #solsticio #efemeridesmasonicas #aniversario #masonesvenezolanos #hospitalia #granorientedevenezuela

A L∴G∴D∴G∴A∴D∴U∴ / 166 Aniversario R∴ L∴ Asilo de Paz Nro 13 al Or∴ de Ciudad Bolívar.

Respetable Logia asilo de Paz

Reseña histórica elaborada y publicada por el periodista Guayanes Américo Fernández, en: cronologiadelestadobolivar.blogspot.com/

26 de octubre de 1854. La Logia Asilo de la Paz de Ciudad Bolívar perdura desde octubre de 1854 por iniciativa de José Gabriel Ochoa quien fue su primer Venerable Maestro y luego que “La Concordia”, fundada en 1818, se había extinguido por los avatares. De ella sólo quedó el homenaje a su memoria una calle larga que cruza todo el Casco Histórico de Ciudad Bolívar.

José Gabriel Ochoa, su primer Venerable, hijo de Antonio José Ochoa y María Manuela Urbina, había nacido precisamente en 1818 cuando fue fundada en Angostura, su ciudad natal, la Logia La Concordia.

Durante su juventud estuvo al lado del Gral. Tomás de Heres, pero se destacó como un gran liberal bajo las bandaras amarillas de Ezequiel Zamora con quien desembarcó en las costas de Coro el 22 de febrero de 1852 llegando a ser Secretario del General Juan Crisóstomo Falcón durante la Guerra Federal.

Fue diputado provincial, congresista, Gobernador de Guayana en 1872, Ministro de Interior y Justicia, de Relaciones Exteriores y de Crédito Público. Falleció el 17 de febrero de 1876.

Acompañaron a José Gabriel Ochoa en la fundación da la Logia Asilo de la Paz Nº 13, Simón Meza y Fermín Carreño como Primer y segundo vigilantes, respectivamente; Ramón Serrano en calidad de Orador Fiscal y Francisco Serrano, como Secretario.

La Logia Asilo de la Paz No. 13 que tiene antecedente histórico en la Logia La Concordia fundada por los patriotas en los sótanos de la Casa del Congreso de Angostura en 1818, no tuvo edificación propia sino a partir de febrero de 1875 en la calle Santa Ana donde aún pervive. Anteriormente su sede era itinerante en casas arrendadas. Su sede y templo actuales fueron erigidos sobre los muros de una casa de familia propiedad del comerciante Ángel Santos Palazzi. Adquirida y cancelado su valor de 4 mil pesos en varias mensualidades.

La Casa con el tiempo fue transformada, se le construyó en la fachada dos columnas simbólicas del templo de Salomón y el salón o templo de los ritos propios de la francmasonería en forma de escuadra. En esa vetusta casa en cuyo jardín mora una estatua pedestre del Libertador inaugurado en 1883, se observan signo de la vieja tradición que parecen inmortales y que se confunden con todos los orígenes atribuidos a la masonería: las columnas, las espadas de Las Cruzadas, los signos del paganismo, la espada, la escuadra, el compás y el mandil del albañil. Por allí han pasado militares, guerreros, acaudalados hombres de negocios, benefactores, filántropos, en fin, líderes de la libertad y la fraternidad.

Además de la Asilo de la Paz, existen en Guayana la Logia “Pedro Cova”, de Upata; “Dios y Patria”, de Tumeremo; “Dalla Costa”, de El Callao; “Sol de Imataca”, de El Palmar; “Estrella Guzmán Blanco”, de Ciudad Piar; “Domingo Faustino Sarmiento”, de San Félix; “Diego de Ordaz”, de Puerto Ordaz; “César Obdulio Iriarte”, de Puerto Ordaz; “Estrella del Roraima” de Santa Elena de Uairén y Logia Presidente Raúl Leoni, de Guri. Existen además en el Estado tres Logias en situación de irregularidad, vale decir, sin reconocimiento de las potencias Mundiales Regulares.

Profano Américo Fernández. Licenciado en Comunicación Social, Socio correspondiente de la Academia Nacional de la Historia, Cronista oficial de Ciudad Bolívar, Vicepresidente de la Asociación Nacional de Cronistas Oficiales de Venezuela, Secretario General del Colegio Nacional de Periodistas 2010-2012, Seccional Bolívar. autor de 20 libros vinculados con la Historia del Estado Bolívar. Texto original: http://cronologiadelestadobolivar.blogspot.com/2013/10/logia-asilo-de-la-paz.html

Libro: Memorias de la Masonería Merideña. Autor: Q∴ H∴ Fernando Castillo Serrano.

Esperamos que esta publicación sirva de estímulo a nuestros Queridos Hermanos que tienen más experiencia, a los Queridos Hermanos noveles y a los Queridos Hermanos por venir, para que durante este viaje que nos ha tocado realizar veamos el trabajo, entrega y amor que cada Querido Hermano ha puesto en su justa medida con la idea de perfeccionarnos.

Q∴ H∴ Armando Nones. V∴ M∴ Resp∴ Log∴ Derechos Humanos Nro 162 al Or∴ de Mérida. 2019 – 2020 – Prólogo.

A L∴G∴D∴G∴A∴D∴U∴ / 74 Aniversario R∴ L∴ George Washington Nro 100 al Or∴ de Caracas

Hoy 13 de octubre de 2020, la R.·. L.·. George Washington Nro 100, cumple 74 años formando obreros de paz. Por esta razón, el Q.·. H.·. Wuilian Mundarain, 2do Vig.·. de este Respetable Tall.·. escribió este hermoso cuarteto que refleja lo que es nuestra muy amada George Washington Lodge N° 100.⁣⁣⁣
⁣⁣⁣
CUARTETO A UNA MADRE⁣⁣⁣
(A mi R.·. L.·. George Washington Lodge N° 100)⁣⁣⁣
⁣⁣⁣
Será nuestro deber labrar la piedra,⁣⁣⁣
guiados por la luz resplandeciente;⁣⁣⁣
fulgorosa, pertinaz desde el oriente, ⁣⁣⁣
aferrados al honor como la hiedra.⁣⁣⁣
⁣⁣⁣
Washington me nutre con su ejemplo, ⁣⁣⁣
nuestra madre alumbró el número cien, ⁣⁣⁣
Emulation me forma para bien, ⁣⁣⁣
ayudándome a erigir mi propio templo. ⁣⁣⁣
⁣⁣⁣
Heredé de mis hermanos ancestrales, ⁣⁣⁣
temperancia, justicia y fortaleza, ⁣⁣⁣
ser prudente es mi naturaleza ⁣⁣⁣
y mis cuatro virtudes cardinales. ⁣⁣⁣
⁣⁣⁣
Una firme escalera que me encumbre, ⁣⁣⁣
a los cielos, magnífico dosel. ⁣⁣⁣
Con la regla, el mazo y el cincel, ⁣⁣⁣
¡Hombre libre y de buenas costumbres!⁣⁣⁣
⁣⁣⁣

Q.·. H.·. Wuilian Mundarain 2do Vig.·. 2019 – 2020.

gwl100 #georgewashingtonlodge100 #georgewashington #afam #freeandacceptedfreemasons #mason #masoneria #masoneriavenezolana #freemanson #freemasonry #emulationworking #ritualemulation #craftmasonry #hermandad #brotherhood #fraternidad #fraternity #caracas #venezuela

A L∴G∴D∴G∴A∴D∴U∴ / Salutación y reseña de la Resp∴ Log∴ “Fenix” Nro 08 al Or∴ de Valencia – Estado Carabobo.

La primera Logia en Valencia se denomina Concordia Nª 18, no se conoce exactamente su fecha de instalación, presumiéndose alrededor de 1820, porque hay un documento en que el Capítulo Concordia otorga un grado al Oficial granadino Teniente Francisco Barriga en 1822.

Esta Logia recibe la autorización de la Gran Logia de la República de Venezuela para instalar la Resp.·. Log.·. Fortaleza Nroª 33 en Diciembre de 1844, durante algún tiempo esta última tuvo sus reuniones o tenidas en el Templo masónico de la Logia Concordia Nª 18 la cual se encontraba en las actuales Carabobo Con Calle Vargas.

En el año de 1854 nace la Resp.·. Log.·. Alianza Nro 31, que después de un tiempo debido al reordenamiento dictado por la M.·. R.·. G.·. L.·. R.·. V.·. pasa a tomar el Nro 8. Esta Resp.·. Logia Alianza Nª 8 perdura en el tiempo. Compran un solar y construyen con mucho entusiasmo y fervor masónico un Templo ubicado en la Calle Rondón c/c Calle Carabobo (que es el que hoy día nos da albergue).

Durante muchos años esta es la única Logia en Valencia, pero ya existían en aquel entonces tres en Puerto Cabello, una en Montalbán y otra más en Nirgua. Después de los años cuarenta hay gran actividad de la masonería Valenciana y se establecen en ella varias Logias.

En el 12 de Octubre de 1957 la Resp.·. Log.·. Sol De Carabobo Nro 97 se fusiona con la Resp.·. Log.·. Alianza Nro 8 dando nacimiento de esta manera a nuestra Resp.·. Log.·. Fénix Nro 8, que arriba a su 63 aniversario.

A L∴G∴D∴G∴A∴D∴U∴ / RESP∴ LOG∴ ASILO LLANERO N° 106

Asilo Llanero

PATRIMONIO HISTÓRICO DEL MUNICIPIO JUAN JOSÉ RONDÓN
JURISDICCIONADA A LA GRAN LOGIA DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA.
OR∴ DE LAS MERCEDES DEL LLANO. ESTADO GUÁRICO
S∴ F∴ U∴

ASILO LLANERO N°106
Todos los 12 de Octubre, la Masonería Universal y más aún la Masonería mercédense tiene tanto y mucho que celebrar.

Este día 12 de Octubre de 1948 se inaugura la sede de la muy Resp∴ Log∴ Asilo Llanero Nro 106, y el 29 de septiembre del mes Masónico ELUL, del año 5948 de acuerdo al calendario Masónico, fue otorgado su carta patente al Oriente de Las Mercedes del Llano, Estado Guárico.
La Masonería en Venezuela según el historiador Jesús Manuel Severo, afirma que la primera Logia regular fue fundada en el territorio Venezolano en Pampatar Estado Nueva Esparta.

Fue la muy Respetable “Logia de San Juan de la Margarita”. Esta Logia hecha las bases de sus columnas en el año 1808, dependiendo de la muy respetable Gran Logia de España al Oriente de Madrid, 7 años más tarde fueron suspendidos sus trabajos logiales en 1815, cuando la Isla de Margarita fue invadida por el General Español Pablo Morillo al frente de 15000 soldados.

Después de una serie de investigaciones y aportes de documentos, Jesús Manuel Severo, Salvador Villarba Gutiérrez y José Miguel Rivas Bravo, llegaron a la conclusión que no es Barcelona sino Pampatar la cuna de la primogénita Logia de Sudamérica y de Venezuela.

EN ESTAS PAMPAS LLANERAS SE FUNDA ASILO LLANERO AL ORIENTE DE LAS MERCEDES DEL LLANO.

Para poder entender y conocer sobre la fundación de esta Respetable Logia tenemos que trasladarnos en el tiempo y ubicarnos en la década de los años 40 del siglo pasado, teniendo presente que para esa época Las Mercedes se encontraba en un proceso de transformación social y económica, ya que el pequeño vecindario netamente rural y agrícola comenzaba a recibir ese contingente humano de hombres y mujeres producto de las migraciones petroleras, logrando cambiar de rural agrícola a una economía Minero Petrolera.

Es así, como Asilo Llanero se convierte en parte de todo aquello que vive y se siente Mercédense aun no siendo Mason.

Su sede es un edificio antiguo , hoy restaurado y acondicionado para recibir y albergar en su seno los miembros de su honorable taller. Al frente de este edificio se encuentran tres bustos que adornan su entrada con vista al sur teniendo como ángulo la Plaza Bolívar. Estos ilustres hermanos son los que reciben y despiden a todos los hijos y amigos de Las Mercedes del Llano que nos visitan.

Frente a la Plaza Bolívar se levanta majestuoso uno de los Monumentos más Emblemáticos y Majestuosos que identifica y nutre la idiosincrasia del Mercédense. Sus rejas punta de lanza hacen guardia permanente a los tres bustos que representan de Este a Oeste a los Queridos Hermanos Antonio Guzmán Blanco, “El Ilustre Americano”. Simón Bolívar nuestro “Libertador”, y el Querido Sebastián Francisco de Miranda, Precursor de la Independencia de Venezuela, considerado el hombre más Universal nacido en estas tierras y precursor de la Masonería en Venezuela y América.

Es importante tomar en consideración que estos tres hombres fueron Venezolanos Universales.

Toda Logia tiene su génesis y este se basa en un principio donde todo comienza con un triángulo, este triángulo se formó con los Queridos Hermanos:
H∴ Teófilo Menesis. V∴ M∴
H∴ Arturo Manuitt. P∴ V∴ H∴ Ricardo Martínez. S∴ V∴

Estos primeros obreros, pioneros de los Augustos Misterios fueron los miembros del primer cuadro Logial: Hilton Stewart, Ernesto Vergel, Juan José Zabala, José Salgado, Miguel Lichae, Telmo Celis, Beltrán Rojas, Enrique Hernández, Mc Phail, Carlos Celis, Miguel Manuel Cancini, Ernesto Nieves, José Moncada, Antonio Arteaga, Ricardo Salgado, García Cova, Adán Marín Flores, José A Araujo, Domingo Blanco, Antonio Belisario, Guada Marcano, Rafael Jiménez, Manuel Claricre, Luis Gullón, y Diógenes Lugo; todos estos Queridos Hermanos contribuyeron de una u otra manera a fijar las columnas dándoles así valor y fuerza a la palabra Filosófica Asilo.

Convirtiéndose en un verdadero asilo de hombres de todas partes del mundo que tenían preguntas y buscaban respuestas.

El 12 de Octubre de 1948 a la 10:00 am comienzan los actos solemnes de la M∴ R∴ G∴ L∴ R∴ V∴, quien asigna el numero 106 debido a que para esa fecha solo se habían instalado en nuestro país 105 Logias.

Sobre la construcción del templo, estos comenzaron a principios de 1946 estando listos para su inauguración el 12 de Octubre de 1948. Los tres bustos y la Moneda Dorada del Libertador que adorna el frente de nuestro templo, fueron traídos especialmente de los Estados Unidos de Norteamérica y la construcción del edificio estuvo a cargo de unos maestros constructores Españoles, traídos especialmente para ese fin.

HASTA HOY SON 72 AÑOS

Nuestra Institución a través del tiempo ha sufrido altos y bajos, a pesar de todo esto es necesario que recordemos hoy todos los Q∴ H∴ Jóvenes, Familiares y Amigos de Nuestra Madre Logia tiene y tendrá a través del tiempo una cantera llena de historias.

Hoy quiero recordar de forma muy especial a dos columnas que tuvieron su momento histórico dentro de la Masonería Mercédense.

La primera columna a quien me quiero referir es Q∴ H∴ Eleazar Ortega Lara, quien ha mediados de la década de los 90 y principios del nuevo milenio despierta de ese sueño profundo a esta institución; siendo comisionado por la Gran Logia de Venezuela, para levantar columnas dedicándole más de 6 años de su vida profana a levantar, abrir y establecer las cadenas de nuestros Augustos Misterios.

Es importante señalar y que siempre tengan presentes las nuevas generaciones que el Q∴ H∴ todos los martes hacia un viaje desde la ciudad de Calabozo acompañado por el Q∴ H∴ Wuillian Zerpa, para hacer la respectiva tenida, es notoria e importante no olvidar a su compañera de vida como fue la Q∴ C∴ Carola Márquez de Lara. Esta mujer activa estuvo al frente del Comité de Damas. El poderosísimo H∴ G∴ 33 pasó al O∴ E∴ el día 25 de Agosto del 2001, y se acaban de cumplir 19 años.

La segunda columna que quiero mencionar es el Q∴ H∴ Elbano Chirinos González, que se inicia un 12 de Febrero de 1985, hacen 35 años, en el marco del Día Mundial de la Juventud, en Acto Solemne entran a nuestros Augustos Misterios los caballeros profanos: Gustavo Hernández, Víctor Piccoli y Mancio Marrero.

Después de cumplir más de 3 décadas al servicio de la Masonería Universal, sufre un aparatoso accidente el Q∴ H∴ Elbano Chirinos González. A mediados de Noviembre pasa O∴ E∴ quedando para la historia como el Eterno Venerable de la G∴ L∴ LL∴

A partir del 2009 queda al frente de la Veneratura por 2 períodos consecutivos el Q∴ H∴ Julio Montero, seguido del Q∴ H∴ Celestino Pérez, luego queda al frente por 2 períodos consecutivos el Q∴ H∴ Pablo Gambino.

En el último período del Q∴ H∴ Pablo Gambino, Asilo Llanero sufre un proceso de transición de la G.: L∴ de los Llanos a La G∴ L∴ de Venezuela, siendo el Q∴ H∴ Pablo Gambino su 1er V∴ M∴ seguido del Q∴ H∴ Carlos Rodil y Actualmente en ejercicio con 2 períodos consecutivos el Q∴ H∴ Eustoquio Montero.

Partiendo del concepto Filantrópico nosotros creemos en tres principios:
Libertad.
Igualdad.
Fraternidad.
Principios tomados de Revolución Francesa, tengamos siempre presente:
La Masonería Universal, No es una Religión
La Masonería Universal, No es un Club de Amigos
La Masonería Universal, No es un Partido Político
La Masonería Universal, es desde tiempos inmemorables una sociedad Discreta, Mística, Esotérica, Filantrópica y muy Fraternal.

Nosotros somos Hombres Libres y de Buenas Costumbres que Cavamos Calabozos a los Vicios, a los Supersticiones y al Fanatismo. Tengamos siempre presente: La Masonería Universal simplemente es la Unión de un Grupo de Hombres Libres Y de Buenas Costumbres, ya que nos reunimos en una Logia a la cual llamamos Taller.

ASILO LLANERO
¡FELIZ ANIVERSARIO!
¡FELIZ CUMPLEAÑO!
¡FELIZ 72 ANIVERSARIO!

Q∴ H∴ Gustavo González.

A L∴ G∴ D∴ G∴ A∴ D∴ U∴ / Logias de Venezuela / R∴ L∴ Templo de Salomón

Templo de Salomon Venezuela


S∴ F∴ U∴
Or∴ de Caracas 19 de Febrero de 2.001 (e∴V∴)
Resp∴ Log∴ Templo de Salomón Nº 172
Or∴ de Caracas.

V∴ M∴
Ex – V∴ M∴
Q∴ H∴ 1er Vig∴
Q∴ H∴ 2do. Vig∴
QQ∴ HH∴ Todos
BREVE HISTORIA DE LA R∴ L∴ “TEMPLO DE SALOMÓN” Nº 172

Siguiendo instrucciones del V∴ M∴ Daniel Humberto Barbosa, cumplo en llevar del conocimiento de todos los miembros de este Tall∴, la historia sucinta de su origen y fundación.

Es importante señalar que la narrativa que a continuación se desprende, es original del V∴ H∴ Domingo Ramón Escalona Escalona Venerable Maestro de Honor Ad – Vitam ya pasado al Or∴ Et∴.

Vivíamos el año 1966. La R∴ Log∴ “Renovación” Nº 72, ocupaba casa de su propiedad y era su punto geométrico en el norte de Caracas, La Pastora, San Vicente a Medina Nº 125-2, asiento de su Templo Masónico. El V∴ M∴ titular era el V∴ M∴ Luis José Martínez y Or∴ Fiscal el Q∴ H∴ Domingo Ramón Escalona Escalona.

Estos dos miembros activos del Taller comenzaban su ejercicio de Luz de la Logia conforme a resultado de elecciones practicadas por el Tall∴ en Cámara de Maestro para el ejercicio del año 1966, los miembros asistentes siempre estaban sobre dieciséis. La Log∴ Renovación Nº 72 se encontraba en pleno apogeo de haberse declarado Logia independiente, no obedecía a la Gran Logia de la República de Venezuela ni al “Comité Coordinador de Logias Independientes” que se formó a raíz del siete (7) de febrero de 1965 cuando en elecciones de Altas Dignidades de Gran Logia un grupo de logias (entre esas Renovación Nº 72) protestaron en plena Tenida el resultado de las elecciones y abandonaron el Gran Templo.

La Gran Logia de la República de Venezuela actuaba conforme a la Ley, salía del período 1963 para entrar al período 1965 – 1967; terminaba dos períodos en ejercicio del Il∴ y P∴ H∴ Simónides Domínguez Cedeño. En aquel quedó electo Gran Maestro de la Gran Logia el Il∴ y P∴ H∴ Miguel A. Tejeda; y la protesta se debió a que un grupo de Diputados suponía que habían votos espurios por Diputados en condición de ilegal.

Aquel grupo de Diputados aupaba a otro candidato que no era el R∴ H∴ Tejeda. Los QQ∴ HH∴ Luis Manuel Martínez y Domingo Escalona, siempre considerando que había sido violenta la actitud de sus Diputados en la Gran Logia, pedían en el Taller una reconsideración del caso habido, pero los esfuerzos eran en vano, ante esa situación lo que hizo la Logia fue que a los ciento diez días del 7 de febrero de 1965, acuerda públicamente declararse totalmente desvinculada e independiente, tanto del Comité Coordinador como de la Gran Logia, Jesuitas a Maturín Nº 5; ese acuerdo de “Renovación” Nº 72 fue el 28 de mayo de 1965, entonces para esa fecha eran Luz del Tall∴: V∴ M∴ Manuel Vicente Trujillo, 1er Vig∴ Ernesto Amaya Piñero, 2do Vig∴ LuisJosé Martínez, Or∴ Fisc∴ Ciro Medina y Sec∴ Domingo Ramón Escalona Escalona; juntos con otros activos de la Logia, siguieron alimentando una reincorporación y volver al seno de la Gran Logia de la República de Venezuela.

Llega el mes de noviembre de 1965 y el Tall∴ celebra elecciones en su Cámara de Maestro conforme a la Ley y resulta electo como V∴ M∴ el Q∴ H∴ Luis José Martínez y de Or∴ Fisc∴ el Q∴ H∴ Domingo Escalona, el día de instalación, toman posesión de sus cargos y se ven acompañados de HH∴ seguidores de volver al Gran Templo, pasan los meses y siempre tratan de que todos juntos rectifiquen para volver, pasan los meses y siempre tratan de que todos juntos rectifiquen, para volver a la regularidad, al fin se resuelven y piden una Ten∴ de Maestro en el mes de julio de 1965, proponen pedir la regularización de la Logia, ampliamente se discutió y votada la proposición, quedó la Logia igual por el triunfo de un voto.

En las primeras próximas Ten∴, siete hermanos se ponen a Plomo con el Tes∴ y en la siguiente Ten∴, estando las Columnas llenas, el S∴ P∴ resulta portador de siete solicitudes de retiro al orden de conformidad a los EE∴ GG∴ VV∴; el Ord∴ Fisc∴ Q∴ H∴ Domingo Escalona, declaró en orden porque también renunciaba irrevocablemente cada hermano a su cargo en el Tall∴ y derechos que pudieran tener como miembros activos de la Resp∴ Log∴ “Renovación” Nº 72.

De nuevo declarado en orden la actuación por el Or∴ Fisc∴, el V∴ M∴ pidió circular el S∴ B∴, el cual resultó abundante y todos los HH∴ se retiraron en paz sin discusión alguna. En la próxima segunda Ten∴ se retiraron en orden tres miembros mas, aquella Log∴ quedó vacía para la cantidad de activos que tenía y continuó igual hasta que la Gran Logia inició con nueva Directiva, otro nuevo período.

Los retirados en orden continuaron comunicándose y encontrándose en familia hasta pensar en regularizarse y afiliarse cada cual en logias de su agrado. Posteriormente cada uno por separado, fue invitado a un ágape en el hogar del Q∴ H∴ Israel Kamhazzi en la Urb. La Florida, Calle Pedroza, Residencias Miami P-H, disfrutaron de una tarde de gran alegría y resolvieron formar una Logia en Instancia, fue comisionado el Q∴ H∴ Domingo Escalona, para que diera los primeros pasos en la Gran Logia de la República de Venezuela, Jesuitas a Maturín Nº 5, donde fue muy bien atendido por el Gran Maestro Il∴ y P∴ H∴ Miguel Tejeda; al dar resultado de esa gestión fueron llenados todos los requisitos de Ley, para la regularización de todos los componente de la Logia en Instancia, obtuvieron mucha colaboración de la R∴ L∴ “Igualdad” Nº 145 y del R∴ H∴ Luis Eladio Urbina, en Instancia se reunían en la casa del Q∴ H∴ Shalomo Kamhazzi, quien fue el primero en pensar que el nombre bueno para la Logia era el de “TEMPLO DE SALOMÓN”.

Así lo acogieron todos por unanimidad y siendo amplia la colaboración de la Gran Secretaría y del Gran Maestro Tejeda, firmante de la Carta Cosntitutiva, el día 1ro de Octubre de 1.966, quedó oficialmente Constituida la R∴ L∴ “TEMPLO DE SALOMÓN” Nº 172.

Regresaba de España el Q∴ H∴ Francisco Gracia Vallespí, llegando al Aeropuerto de Maiquetía a las 8:00 p.m., ya estaba en conocimiento y salió directo al Gran Templo llegando a tiempo se incorporó a la ceremonia. Su primer cuadro fue compuesto por los QQ∴ HH∴ Luis José Martínez, Domingo Ramón Escalona Escalona, Wladimir Jersebinski, Manuel Vicente Trujillo, Augusto Velásquez, Francisco Gracia Vallespí, José Héctor Gómez, Rafael Ovidio Ojeda, Haim Kambazzi, Alfonso Lirani, José Gaspar Ramírez, Dario Armando Fuentes y José Merniño Mileo.

DOMINGO RAMÓN ESCALONA ESCALONA.
Venerable Maestro de Honor Ad-Vitam
R∴ L∴ Templo de Salomón Nº 172
Miembro Fundador.

  • La presente narrativa fue elaborado por el Q∴ H∴ DOMINGO RAMÓN ESCALONA ESCALONA, en Marzo de 1.990, para conocimiento de todos los hijos de este Tall∴. En la actualidad, el único miembro que vive es el Q∴ H∴ José Gaspar Ramírez, V∴ M∴ de H∴ Ad∴ V∴

A L∴G∴D∴G∴A∴D∴U∴ / Masones Venezolanos: Don Pedro Cova

Respetable Logia Pedro Cova

Or∴ De Upata, Septiembre 2020 (e∴v∴)
V∴ M∴
EX V∴ M∴
QQ∴ HH∴ 1er y 2do VVIG∴
QQ∴ HH∴TODOS
S∴ F∴ U∴

PEDRO COVA


Don Pedro Cova nace en Cumaná capital del Estado Nueva Andalucía, hoy estado Sucre, a principios del Siglo XIX, se casa con la señorita Isabel Pérez Rodriguez hija de José Baltazar Pérez y Rosa Rodriguez, hacia el año de 1843 aproximadamente, con la cual tiene cuatro hijos llamados: Pedro José, Eugenio, Rita y Andrés Cova Pérez, todos nacidos en la misma ciudad.


De Pedro Cova no se tiene conocimiento de que tuviese una profesión precisa pero sí que se dedicó al periodismo siendo esta su gran pasión lo que se evidencia de su trabajo ya que fue fundador de varios semanarios y periódicos en su ciudad natal, entre la que destaca “LA REVISTA ORIENTAL” siendo su primera publicación el 9-06-1835, salía tres veces al mes. En esta revista se recogen tres documentos en los cuales el general José Vallenilla Centeno, utiliza el exergo “Dios y Federación”. En ese año en la misma imprenta se publicaban los periódicos: El Anticorreo, El Látigo, El Antípoda y el Correo.


En la década de 1840 es copropietario de la imprenta con Pedro José Rojas (quien fuera secretario personal del General José Antonio Paez) en la cual se publicó “El Manzanares”, semanario político.


No hay una fecha cierta de la llegada de Pedro Cova a la población de Upata, pero se ubica entre los años 1850 y 1855. Considerado el mecenas de Upata, desde su llegada este insigne intelectual trajo consigo progreso y modernidad para la época.

En 1857, trajo la primera imprenta a Upata y la quinta llegada a Guayana. La misma fue traida desde Cumaná, y llego por mar y río hasta puerto de tablas y de allí en lomo de mula hasta Upata, una vez instalada se editaron en ella los impresos más comunes, pero especialmente, el periódico El Guaica, en 1858, y del cual fue su fundador y director.


Otra faceta importante a la cual hay que hacer referencia es la vida política de Don Pedro Cova quien fue diputado provincial en 1856, estuvo en la asamblea constituyente y presidio la misma en 1864, fue Presidente del Consejo Municipal del Departamento Upata, durante cinco períodos en los cuales impulso el desarrollo urbanístico de Upata. Y ejerció en el año 1876 el cargo de Presidente del Estado Bolívar.
Impulsa la agricultura y la ganadería. Funda una Biblioteca Pública; construye el primer acueducto. Contrata para Upata profesores procedentes de la Capital de la República y de países extranjeros. Funda la Academia de la Historia.


Don Pedro Cova junto a Teodoro Meinhard, Sandalio Alcala y otros notables masones radicados en Upata fundan la Logia “UNIÓN Nro 34” según Carta Expedida en 19 de diciembre de 1870, donando la casa donde empezó a funcionar.


El excelentísimo señor Pedro Cova muere el primero de septiembre del año 1885. Y en su honor la Logia “UNION Nro 34” pasa a llamarse Resp Log Pedro Cova Nro 28 el 29 de septiembre de 1885.


El Q H Carlos Rodríguez Jiménez, quien además de diplomático era escritor y poeta, retrata al personaje en este soneto:

“Varón digno de lauros inmortales / paladín del progreso y del derecho / fue la ambición constante de tu pecho / hacer el bien y erradicar los males / Mecenas de mil nobles ideales / por todo el bien que en nuestra tierra has hecho / tu nombre en letras de oro y a despecho / del tiempo se conserva en tus anales / por haberla hecho culta y laboriosa / Upata agradecida a tu memoria / consagra su alabanza más hermosa / y unida a ella verá la historia / coronada tu frente luminosa / con los rayos más puros de la gloria”.

Fraternalmente
Harry V. Delfino Martínez
M∴M∴
Miembro activo de la Resp∴Log∴ Pedro Cova nro. 28